El ácido de las frutas en nuestra alimentación

El ácido de las frutas en nuestra alimentación

Los cítricos de Almería son apreciados por su calidad y porque pueden ser degustados en cualquier momento del año. En anteriores artículos hemos conocido algunos de los beneficios que tiene comer cítricos para nuestro cuerpo y en esta ocasión queremos hablar de la importancia del control del ácido de las frutas en nuestra alimentación.

¿Frutas ácidas en nuestra alimentación? ¡Por supuesto!

La ingesta de las frutas ácidas forma parte de una dieta sana y equilibrada, pero siempre que sea con moderación. Es importante tener en cuenta que los alimentos que tienen un alto nivel de acidez pueden provocar malestar estomacal, pero sobre todo si se consumen en grandes cantidades.

La acidez de las frutas puede medirse de diferentes maneras, pero una de las más sencillas es mediante su pH, el cual va en una escala desde el 1 hasta el 14. Con un nivel de 7 se puede decir que el ácido es neutro, pero a partir de esa cifra sí se considera como ácido.

En el mercado podemos encontrar un gran número de frutas ácidas entre las que se encuentran muchas especies clasificadas en diferentes niveles según su pH. Entre ellas podemos encontrarnos los plátanos (si están verdes), limas, limones, kiwis, fresas, pomelos, arándanos, acerolas y mandarinas, entre otras.

Todas ellas están consideradas como frutas ácidas mientras que hay otras derivadas de la naranja que son consideradas como frutas muy ácidas como las clementinas, tangerinas o tangelo, entre otras. A pesar de su alto nivel de acidez, no hay que dejar de comerlas porque cuentan con vitamina C y B, proporcionando una gran energía al cuerpo.